Reseña: Siempre Hay un Mañana - Nora Robert

Ficha

Título
Siempre Hay un Mañana (Hotel Boonsboro 1)

Titulo Original
The Next Always

Autora 
Nora Roberts

Traducido por
Pilar de la Peña Minguell

Editorial 
Plaza y Janés

Año de Publicación
 2012

Número de Páginas
378

El histórico Hotel Boonsboro ha superado tiempos de guerra y paz, cambio de propietarios e incluso rumores de estar embrujado. Ahora, el hotel está experimentando una remodelación completa a manos de los tres hermanos Montgomery y su excéntrica madre.
 La vida social de Beckett, arquitecto y el menor de los hermanos, se limita a hablar del trabajo mientras come pizza y bebe cerveza. Pero esta vez su atención no está centrada totalmente en las reformas: lo distrae una mujer, la misma a la que ha querido besar desde que tenía dieciséis años.
Después de perder a su marido, Clare Brewster está centrada en sus tres niños y en llevar la librería del pueblo. Los hijos no le dejan tiempo para pensar en el amor, pero ella se siente fascinada por la transformación del viejo hotel que Beckett está llevando a cabo y querrá admirarlo de cerca… el edificio y al hombre que lo diseña.
La gran inauguración se acerca, y Beckett se complace en enseñar el hotel a Clare. Él le está mostrando una habitación diferente cada vez que los dos encuentran un rato libre. Nunca hay primera cita, pero estos momentos robados son el principio de algo que podría despertar un deseo secreto que duerme en el corazón independiente de Clare y que abre la puerta a la extraordinaria aventura de lo que viene después…

Opinión Personal

Este es el primer libro que leo de Nora Roberts por lo que valoraré la historia y poco más.

*Portada
 Es muy bonita. Me gustan mucho los colores cálidos que aparecen y la chica sentada de espaldas al lector. Me transmite serenidad y elegancia. Es uno de esos libros que yo considero que tanto la portada como la historia son muy tranquilas.

*Resumen:
En un pueblo perdido cuyo nombre no me acuerdo, los hermanos Montgomery comienzan a remodelar un viejo hotel, llamado Hotel Boonsboro. La gente del pueblo está muy ansiosa por ver aunque sea una pequeña parte de lo que hay en la fachada que está oculta bajo una enorme lona azul.

Beckett Montgomery, el menor de los tres, es el arquitecto de la obra. Se pasa todo el tiempo hablando del trabajo, comiendo pizza y cerveza con sus hermanos. Esa sucesión de hechos lo transforma cuando ve a la chica de la que lleva enamorado desde los dieciséis años.

Clare es viuda, madre de tres niños pequeños, es la dueña de la librería del pueblo y del corazón del guapo Beckett.

Ella, como cualquier ciudadana siente curiosidad por el hotel y, poco  a poco, por el hombre que la está diseñando.

Y mientras nuestros protagonistas comienzan su maravillosa historia de amor, alguien los observa desde una perspectiva diferente y con intensiones nada buenas para nadie.

En principio me empezó a gustarme, ya mientras avanzaba y llegaba a su final sentía como si hubiera estado en una montaña rusa. Unas páginas eran puro subidón, otras era tan monótonas que era mejor parar de leer o pasar páginas. Afortunadamente después de leer sobre clavos, tablas y azulejos llegué a la conclusión de que me gustó. El final me pareció sencillo, pero precioso, aunque reconozco que en ciertos momentos llegué a pensar que era la historia de amor más cutre que nunca he leído.

El estilo de escritura de Nora, las palabras cultas que utiliza, me han gustado mucho, lo mismo con la narración, tercera persona.

Los personajes también se llevan muchos puntos a la hora de evaluar la historia. Cada uno tiene su carácter, su forma de pensar y actuar y es fácil sentirse identificado con dos o tres. Me preguntaba si realmente la familia Montgomery existe de verdad. O tal vez la mejor amiga de Clare, Avery, o quizás Esperanza, o Sam…

Todos tenemos algo de ellos y eso hace la historia creíble, más aun muy bien narrada y ambientada.

La única pega que le pongo es el tema de lo sobrenatural, no me lo creí ni aunque quisiera. Creo que Nora no tenía que utilizar ese tema para terminar la historia. Me pareció algo más que soso, cutre (otra vez).

Y lo que se lleva el punto final a esta historia han sido los niños de Clare. Harry, Liam y Murphy.  Esos pequeños le roban el corazón (y el aire) a cualquier persona.

Puntuación


Eso es todo por ahora.

¡Muchas gracias!

Nos leemos :)


1 comentario: